Con gran entusiasmo, usuarios de los 10 kilómetros que tiene la vía Cupa – Mancha de Caña – El Libertador, en la parroquia Rosa Zárate del cantón Quinindé, opinaron a cerca del proyecto que avanza en aproximadamente un 7% de su ejecución, manifestando que, tras finalizados los diez meses de plazo que tienen los trabajos, nuevas oportunidades de progreso y desarrollo llegarán hasta cada una de las comunidades beneficiadas con la obra, esperada por más de una década.

Como docente y usuaria frecuente de la vía, Margarita Martín, quien se movilizaba a bordo de una motocicleta, dice que el proyecto de rehabilitación, tras su ejecución, generará una gran ayuda e incentivo a la producción y mejorará la movilidad y seguridad ciudadana.

Joel Véliz, otro morador del sector, dijo que, tras la finalización del proyecto, gestionado por Roberta Zambrano y el financiamiento de Petroecuador, llegará el bienestar, la comodidad y modernidad a esta zona de la provincia.

Para profesionales como Manuel Santana, brigadista que labora erradicando la fiebre aftosa en varias comunidades del sector rural de Quinindé, atrás quedaran las dificultades vividas por los habitantes y visitantes que, motivados por la capacidad productiva, deben movilizarse constantemente hacia esta zona.

Para todos ellos, es evidente que obra avanza y que dé a poco se mejoran a las condiciones de vida de las personas, con la rehabilitación y asfaltado de la vía.

Categorías: Vialidad

Idioma