Cumpliendo con las normativas ambientales vigentes, la Prefectura de Esmeraldas realizó monitoreos de la calidad de aire, agua y ruido en la obra que se ejecuta en la vía Vuelta Larga – Tabiazo – Carlos Concha.

Con este trabajo se establecen estándares ambientales para mitigar niveles de contaminación, explicó Henry Baque, técnico de la Prefectura de Esmeraldas, quien además explicó que este trabajo permite que no se afecte el ecosistema ni la salud de los habitantes de los sectores aledaños.

Por su parte, Alexis Romero, representamte de la empresa Obrasiv, explicó que ellos son los encargados del manetimiento y rehabilitación de la vía en un tramo de 27.5 km y por ello de manera responsable se realizan los ensayos y monitoreos de agua, aire y ruido para cumplir con los estándares y normas ambientales.

Con estos estudios, la Prefectura se compromete y tomas medidas para que disminuya la contaminación al momento de ejecutar obras en beneficio de los esmeraldeños.

Categorías: Ambiental

Idioma