La Dirección de Gestión Ambiental en colaboración con la comunidad Palma Real, realizaron una minga y reforestación del río Repartidero, situado en el cantón Muisne.

Las especies sembradas fueron Chíparo y bambú, con la finalidad de contar con plantas que ayuden a la conservación y protección de las cuencas hídricas, que beneficiarán a diez comunidades de la parroquia San Gregorio.

Enriqueta Cheme, presidenta de la comunidad Piedra, manifestó sentirse feliz por participar en una actividad que permite cuidar y proteger la naturaleza. También, indicó que es la primera vez que una administración de la Prefectura, trabaja para mitigar los efectos provocados por la contaminación.

Por otro lado, Cristhian Quiñonez, técnico de la Dirección de Gestión Ambiental, señaló que la reforestación permitirá recuperar áreas, aumentar la cobertura vegetal y resaltar la belleza natural que tiene el sector.

Categorías: Ambiental

Idioma