Durante la jornada de desinfección de buses de transporte intercantonal, la prefecta Roberta Zambrano, en reunión con los miembros de la transportación que estuvieron presentes, dijo mantener su opinión de oponerse a la implementación de los fotoradares en tiempos de pandemia.

Además, reveló que, pese a que entre sus competencias se encuentra realizar el cobro del impuesto al rodaje, no se lo ha hecho y el mismo se encuentra suspendido, al tener conciencia como autoridad, de la magnitud de la tragedia económica y social que ha traído consigo la emergencia sanitaria mundial, debido a la propagación del Covid-19.

También hizo un recuento de las actividades que, desde la primera semana en que se declaró la emergencia se pusieron en marcha con la finalidad de reducir la propagación y mitigar el impacto negativo tras el paso de la enfermedad.

En conclusión, entregó nuevos kits de bioseguridad y solicitó la unidad de los esmeraldeños, para tratar de superar la pandemia que, en la provincia de Esmeraldas, ha cobrado la vida de cerca de 200 personas.

Idioma