El equipo caminero de la Prefectura de Esmeraldas reinició los trabajos del mejoramiento de mil metros lineales de calles de la cabecera parroquial del Cabo de San Francisco en el cantón Muisne.

Esta obra se ejecuta, bajo un convenio interinstitucional entre la Prefectura y el Gobierno Parroquial del Cabo San Francisco, y consiste en la readecuación de las diferentes calles con nuevo material pétreo, para en lo posterior realizar la imprimación y asfaltado de las vías.

Richard Olarte, habitante del sector, indicó que es aplaudible la gestión de la prefecta, Roberta Zambrano, ya que la obra que realiza en conjunto con la GAD parroquial beneficiará a la población que ha estado abandonada por muchos años.

«Súper que bien, estábamos esperando muchos años por esta obra y gracias a la Prefecta es una realidad. Que siga trabajando y apoyando a toda la zona«, indicó Manuel Márquez, morador de la parroquia.

María Franco, adulta mayor del lugar, agradeció a la Prefecta Provincial por la obra ya que, lleva más de 40 años caminando en el lodo, debido a las malas condiciones de las calles.

El presidente del Gobierno Parroquial, Patricio Bolaños, enfatizó que la prefecta, Roberta Zambrano es una mujer luchadora que trabaja en beneficio de toda la provincia. “Tuvimos que esperar 40 años para que se cristalice el arreglo de nuestras calles”, dijo.

Bolaños, también agregó que en otras administraciones se hicieron de oídos sordos al clamor de la parroquia que necesitaba mejorar la condiciones movilidad.

Categorías: Vialidad

Idioma