El bienestar de los agricultores es uno de los principales compromisos de la prefecta Roberta Zambrano, por esta razón, la dirección de Fomento Productivo desarrolla un programa de establecimiento y manejo integral del cultivo de cacao en la parroquia Carondelet del cantón San Lorenzo.

El norte de la provincia es una zona muy conocida por la fertilidad de su tierra. En Carondelet encontramos cultivos de verde, naranja, limón y principalmente cacao. Los agricultores prefieren sembrar el cacao nacional fino de aroma (criollo) por su alta calidad y demanda en el mercado internacional.

Por otro lado, la dirección de Fomento Productivo presenta una estrategia innovadora para los agricultores denominada fincas integrales. Este proyecto consiste en dos etapas: la primera sembrar cacao como una fuente económica continua y la segunda en sembrar árboles de las especies melina, laurel y teca como un seguro económico a largo plazo, es decir, de diez a doce años. Fred Corozo, técnico de fomento productivo, manifiesta que la siembra de estos árboles es el primer eslabón de la cadena productiva de madera.

Jonás Cedeño, agricultor de Carondelet, manifiesta que su comunidad fue beneficiada por este proyecto y que la madera es un trabajo fuerte al inicio, pero luego se vuelve rentable.
Por otro lado, las plantaciones de cacao requieren de mantenimiento y poda constante. Nelfor Quintero, vicepresidente del Gad parroquial de Carondelet, ha seguido todas las indicaciones de los técnicos de Fomento Productivo y hoy la producción de su finca es de veinte quintales anuales. Quintero pide el apoyo de la Prefecta para el gremio de los agricultores.

Carlos Bastidas, técnico de Fomento Productivo, manifiesta que el objetivo principal de este proyecto es aumentar la producción para llegar a los treinta quintales al año.

Idioma