Técnicos de la Dirección Ambiental de la Prefectura de Esmeraldas mantuvieron una reunión con los miembros del Gobierno Parroquial de Urbina, el cantón San Lorenzo, con el objetivo de crear un plan de reforestación para la conservación y protección de cuencas hídricas y la recuperación de zonas degradadas por la erosión.

Se trabajará de manera agresiva, sembrando un total de 1000 plantas de chíparo como especie protectora de cuencas hídricas, además de cedro, laurel y caoba, ejemplares nativos que ayudarán a la conservación del medio ambiente, embellecer los escenarios paisajísticos, regular la temperatura, atraer las lluvias, purificar el agua y captar el dióxido de carbono para transformarlo en oxígeno, así lo expresó Cristián Quiñónez, técnico ambiental de la institución.

José Quintero, presidente del Gobierno Parroquial de Urbina, manifestó que es necesario mejorar el ambiente y aprovechar los beneficios ancestrales que existen en la zona. “Hemos sido llamados a trabajar de la mano con la Prefectura de Esmeraldas, para que lo pueblos vean y sientan el desarrollo y, por ende, sigan confiando en sus autoridades”, agregó.

“Las actividades mineras han generado deterioro en los alrededores, afectando la salud de los habitantes y del ecosistema, por tal razón agradecemos a la prefecta, Roberta Zambrano, por la donación de las plantas, que servirán para contrarrestar dicha acción, además tendremos la oportunidad recuperar el río Cachaví que ha perdido su caudal y, que actualmente vive contaminado”, indicó Manuel Nazareno, habitante del sector.

Categorías: Ambiental

Idioma